Eventos

Diálogos para el desarrollo en Sevilla y Valencia, patrocinados por Sage

Miguel Sebastián apuntó la necesidad de recuperar y apoyar de manera permanente el desarrollo de la industria valenciana y profundizar en la apuesta por las nuevas tecnologías y las energías renovables en Andalucía.

Los pasados 27 de septiembre en Sevilla y 4 de octubre en Valencia se llevaron a cabo los foros empresariales Diálogos para el Desarrollo, en los que participaron el exministro Miguel Sebastián y el economista Daniel Lacalle. Los encuentros fueron organizados por Management Activo y patrocinados por Grupo Cooperativo Cajamar, Crédito y Caución, Solunion y Sage.

 

Sevilla: sobre la economía andaluza

En el foro de Sevilla, el economista Daniel Lacalle señaló que para mejorar el estado de la economía andaluza será necesario “no ponerle escollos” al crecimiento y reducir la burocracia y la fiscalidad, con vistas a “facilitar también la competitividad empresarial”. Propuso también “cambiar el chip histórico” e invertir los esfuerzos en impulsar el desarrollo de sectores con alta productividad. Apostó, asimismo, por aprovechar las grandes oportunidades económicas que se derivan del envejecimiento de la población y del crecimiento de la clase media en el mundo y la tecnología.

Por su parte, Miguel Sebastián destacó que Andalucía debe aprovechar su potencial económico realizando cambios regulatorios y profundizar en “su apuesta por las nuevas tecnologías y las energías renovables”, así como aprovechar las posibilidades que brinda el corredor mediterráneo.

 

Economía europea y española

En la cita sevillana, el exministro reflexionó además sobre cuáles serán las consecuencias del Brexit en el avance de la integración europea e insistió en la necesidad de una reforma del euro que permita que el tipo de cambio sea una herramienta de política monetaria y económica. Además, reiteró la necesidad de establecer una política industrial europea y analizó el impacto de la subida de los tipos de interés.

Respecto a España, Sebastián indicó que la desaceleración económica española “ya estaba prevista y no está siendo peor de lo que se preveía” y recalcó la importancia de “poner el foco en el crecimiento de la productividad”, apostando por las reformas, el cambio de los modelos productivo y turístico, la innovación, la política industrial y la corrección del alto endeudamiento español.

 

Valencia: potencial de la región

En el foro llevado a cabo en Valencia, el economista y exministro destacó la necesidad de recuperar y apoyar “de manera permanente” el desarrollo del sector industrial de la Comunidad Valenciana, así como la mejora de la oferta portuaria de la región, con vistas a aprovechar la “gran oportunidad” que representa el corredor del Mediterráneo y situar a Valencia “en la primera línea de las infraestructuras del comercio marítimo mundial”.

En sus intervenciones, el economista Daniel Lacalle apostó por reducir la fiscalidad y la burocracia “absolutamente asfixiantes” para sacar el máximo partido al “enorme e innovador” potencial exportador de la región.

 

Valencia: sobre la economía mundial

Asimismo, Miguel Sebastián incidió en los riesgos y oportunidades derivados del estado de la economía mundial y, en particular, de los efectos negativos que produce la política proteccionista del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ante una posible guerra comercial, así como la “mala noticia” que supondría una salida “violenta” de Reino Unido de la Unión Europea para la economía mundial, europea y española.

Por su parte, Daniel Lacalle desmintió que la robotización y la digitalización puedan provocar problemas en el mercado laboral del futuro e insistió en invertir en el sector para que la Unión Europea lidere el cambio tecnológico, adapte su economía y promocione los sectores de alta tecnología, “lo que se traduciría en la mejora del estado de bienestar, menor desempleo y mejores salarios”, añadió.

 

Economía española

En cuanto a España, Sebastián precisó que “la economía española se encuentra en un proceso de desaceleración previsto, aunque un poco más intensificado por el entorno internacional”, debido al fin de los vientos de cola favorables que suponían el petróleo, el euro y los tipos de interés.

En este contexto, aseguró que el país se enfrenta a los retos del alto endeudamiento y la baja productividad y se encuentra en estos momentos ante las oportunidades del cambio de modelo productivo, la posibilidad de establecer una renta básica y la apuesta por las nuevas tecnologías y el capital tecnológico.