Eventos

Sage, patrocinador de Diálogos para el Desarrollo

El reconocido foro empresarial, que tuvo lugar el pasado 5 de junio en Barcelona, contó con la presencia de los economistas José María O’Kean y Juan Ramón Rallo.

Los economistas José María O’Kean y Juan Ramón Rallo fueron los protagonistas de una nueva edición del foro empresarial Diálogos para el Desarrollo en Barcelona, en el que plantearon a los empresarios y directivos asistentes los retos que plantea la era digital y los avances que deben incorporar las empresas para competir aportando valor a los consumidores.

El encuentro estuvo patrocinado por Sage y Bankinter y tuvo lugar el pasado 5 de junio en el Hotel Pullman Barcelona Skipper. Por parte de la compañía tecnológica dio la bienvenida a los ponentes Carles Ransanz, VP de Partners de Sage.

El doctor en Ciencias Económicas Juan Ramón Rallo alentó en su intervención a las empresas de Barcelona a “apostar por el conocimiento y por su capacidad de generar valor sin la necesidad de darle tanta importancia a los recursos materiales”. Asimismo, afirmó: “Si solo tomamos en cuenta los elementos materiales, no estaremos obteniendo el reflejo correcto de la realidad de un país”.

Según él, es crucial cambiar el modo tradicional de entender el sistema económico y potenciar “un entorno institucional libre donde se pueda invertir y donde la economía tienda a crecer y a generar valor”. Solo de esta forma las empresas “podrán desarrollar su actividad de manera productiva, pudiendo emprender y dar forma a sus proyectos e ideas”, ha comentado.

Por otro lado, el economista destacó el ahorro privado como una de las claves que España necesita y aseguró que “el ahorro es la materia prima que alimenta al entorno institucional libre y a la inversión empresarial. Sin ahorro no hay inversión”.

Por su parte, José M.ª O’Kean instó a las empresas catalanas a introducirse y a adaptarse al mundo digital. “Las empresas tienen que situarse en el espacio digital de manera que primero contacten con el consumidor para captar todas sus necesidades y, posteriormente, sean capaces de generar sensaciones en los consumidores”, explicó.

A su juicio, el ámbito tecnológico ofrece un nuevo escenario para el back-office y para la producción industrial, que permiten mejorar de manera considerable la productividad de las empresas. “Este nuevo entorno produce nuevas normas de comportamiento a la hora de producir y gestionar, generando un impacto en el sector”.

Ambos economistas coincidieron en la importancia de establecer un marco empresarial más flexible, que sea capaz de poder amoldarse a los cambios y a los avances que experimenta el sector. “La economía española está llena de regulaciones y comportamientos encorsetados que producen que el coste de cambio sea muy alto”, sentenció O’Kean.