Out of office

9 destinos impresionantes

De las playas paradisíacas de las Seychelles a los cenotes de México, pasando por los fabulosos fiordos de Noruega, el pulso vibrante de África como gran continente por explorar, la naturaleza virgen de Nueva Zelanda o el Gran Cañón son lugares impresionantes que bien se merecen unas vacaciones. Te mostramos nueve destinos que no te puedes perder. ¿Tienes preparada ya tu maleta?

Islas Seychelles, belleza en armonía

Cuando pensamos en las islas Seychelles nos vienen a la cabeza imágenes de playas paradisíacas de arenas blancas que contrastan con el color azul turquesa del mar, palmeras, coral, cocos y sobre todo mucho relax. La República de las Seychelles está integrada por 115 islas agrupadas alrededor de la isla principal de Mahé.

Espectacular la playa de La Digue, una de las playa más bonitas del mundo y el arrecife de coral Atolón Aldabra, declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en el que hay muchas tortugas marinas. Todo un paraíso de belleza, armonía y tranquilidad. 

Los cenotes en México, naturaleza en estado puro

Considerados por los mayas como fuente de vida y lugar de culto para rituales, el nombre de los cenotes proviene de la palabra dzonot de la misma lengua maya que significa “hoyo con agua”. Se trata de cavidades subterráneas formadas debido a la especial composición geológica del suelo de la península del Yucatán, que actúa como una especia de esponja y cuando llueve absorbe la humedad. Esta agua filtrada en la roca caliza crea curiosas cavernas, que pueden estar parcial o totalmente inundadas, y cuando colapsan forman los cenotes. Un proceso que puede durar cientos de miles de años. Hay cenotes de todo tipo (abiertos, semiabiertos, antiguos y de caverna). Su belleza radica en las formas caprichosas de estos estanques naturales de aguas cristalinas. Los cenotes mexicanos más importantes son el Cenote Sagrado en Chichén Itzá, Zacatón en Tamaulipas Dos Ojos en Quintana Roo y Xtacunbilxunan en Campeche. Belleza natural en estado puro.

Nueva Zelanda, un paraíso por descubrir

Es un país pequeño dotado de unos paisajes espectaculares, que cuenta con 29 regiones que se extienden por más de 1.600 kilómetros entre la isla sur y norte, y con más de 14 parques naturales de una gran belleza panorámica. Debido al pequeño tamaño de Nueva Zelanda, se pueden recorrer fácilmente en coche varios lugares durante las vacaciones. Por ejemplo desde Auckland en el norte a Wellington son 8 horas y solo se necesitan unas 30 horas para recorrer este país insular de punta a punta. Los trenes también son un buen medio de transporte para disfrutar del paisaje, ya que pasa por parques nacionales, paisajes volcánicos, valles de ríos trenzados y montañas escarpadas. ¡Un lugar para descubrir también en bicicleta!

Fiordos noruegos, un destino espectacular

Son el alma de Noruega. Los fiordos, situados al oeste del país, son una de las atracciones mejor conservadas e incluidas en la lista de lugares declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO. Destaca el Geirangerfjord por su belleza inigualable, el Sognefjord que se extiende a medio camino de la frontera con Suecia, el Nærøyfjord, el más estrecho del mundo o el Hardanger, famoso por sus árboles frutales en flor. Un recorrido imprescindible para hacer en crucero. 

Petra, una de las 7 Maravillas del Mundo

Considerada una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo Contemporáneo desde julio de 2007 y la cuna de la civilización nabatea, Petra es una auténtica obra maestra de arquitectura. Su nombre proviene del griego y quiere decir “piedra”. Con una altura de hasta 45 metros y una anchura de 30 metros, esta ciudad tallada en la misma montaña fue punto estratégico y de enlace entre la Península Arábica, Levante, China y Europa. Es impresionante caminar por el desfiladero de Petra rodeado de piedras de color rosa hasta llegar al majestuoso frente del tesoro. ¡Un destino impresionante que te dejará sin aliento!

Malasia, un poco de todo

Si algo caracteriza a Malasia es sin duda su multiculturalidad con influencias malayas, indias y chinas. Además de sus atractivos naturales, el país ofrece sus preciosos parajes, playas envidiables en las islas Perhentian, Langkawi o Tioman, naturaleza salvaje (selvas con orangutanes) y modernidad cuyo máximo representante es Kuala Lumpur. Sin olvidar su gastronomía muy variada y rica (comida monya, curries indios, platos chinos, y malayos). Y todo ello a precios asequibles, buen servicio y seguridad. Malasia combina un poco de todo en una fusión perfecta.

Namibia, desiertos en estado puro

Esta joya escondida en tierras africanas es el mejor destino para viajeros intrépidos y ávidos de experiencias. Además de contar con el desierto más seco y antiguo del mundo, el Namib, y una flora y fauna rebosantes, Namibia es el paraíso para los fotógrafos que gozan con la fotografía de naturaleza. Totalmente diferente es el desierto del Kalahari con un paisaje semidesértico, arbolado y atravesado por ríos estacionales y cauces de agua fósiles. Dos buenas experiencias en el desierto.

Islandia, toda una aventura

Islandia es un país que puedes visitar en todas las estaciones, pero en verano ofrece muchas y variadas posibilidades. La belleza de sus paisajes y sus parques naturales, la amabilidad de sus gentes y los colores de sus casas convierten a esta isla en un lugar ideal con encanto que te dejará gratos recuerdos para rememorar. Su gastronomía destaca por la abundancia de pescados, unos platos que destacan por la frescura de sus ingredientes. La música en conciertos de todo tipo es otro de los placeres que ofrece Islandia. Un lugar precioso por el que viajar.

Gran Cañón, ¿el fin del mundo?

Por su magnitud y su belleza, con espacios infinitos que te hacen sentir la luz del sol y del viento, el Gran Cañón esculpido por el río Colorado podría considerarse el fin del mundo. Con una altura de 2.300 metros en el Extremo sur y con 2.700 en el Extremo norte y unos 446 kilómetros de longitud es una de las maravillas del mundo y una de las excursiones imprescindibles de Las Vegas. Si tienes la oportunidad no te pierdas hacer una excursión por el aire (en helicóptero o avioneta).