Management

Consejos para una gestión efectiva y segura del teletrabajo

En estos días en que muchos estamos trabajando en casa es importante recordar algunas pautas para que la tarea no solo sea efectiva, sino también segura, saludable y compatible con la convivencia familiar.

Vamos a empezar con siete consejos prácticos para establecer rutinas y formas de trabajar que te ayudarán a ser eficaz y mantener el equilibrio familiar.

  1. Establece una rutina: aunque estemos en casa, es fundamental seguir una rutina no solo de trabajo. Por ejemplo, fija un horario para acostarte y levantarte, para el ocio, para hacer ejercicio, etc. El primer error: trabajar en pijama; date una ducha y arréglate antes de empezar tu jornada.
  2. Ponte un horario de trabajo y sigue una agenda: ligado con lo anterior, consiste en hacer nuestro trabajo habitual, pero desde otra localización. Fíjate una agenda y cúmplela. Así estarás garantizando que tu equipo pueda seguir trabajando de forma sincronizada y, a la vez, separarás tu actividad profesional de la familiar.
  3. Espacio y orden: delimita un espacio fijo para el trabajo que sea agradable, si es posible que tenga luz natural y esté ordenado. Es importante que sea silencioso para llevar a cabo llamadas o videoconferencias. No lleves tu trabajo a distintas estancias de la casa, así evitarás involucrar a tu familia y, a la vez, conseguirás que respeten tu ámbito laboral.
  4. Evita distracciones: mentalízate de que te encuentras en horario laboral y haz que también lo entienda el resto de la familia. No quiebres ese ritmo laboral con actividades familiares o labores de casa.
  5. Mantén la interacción: concibe el teletrabajo con una actitud positiva y evita el aislamiento. Para ello, es vital contactar con otras personas y compañeros de manera virtual con frecuencia. Si es posible, empieza la jornada con una llamada o una videoconferencia e intenta mantener las dinámicas de grupo cotidianas de la oficina.
  6. Vigila tu salud y haz descansos: es importante mantener un ambiente de trabajo saludable, por ejemplo, ventilar el espacio con frecuencia, así como cuidar las posturas frente al ordenador o respetar la frecuencia de los descansos como si estuviésemos en la empresa.
  7. Usa la tecnología como una aliada: los dispositivos, las herramientas de comunicación, el trabajo colaborativo compartiendo documentos, calendarios o tareas… La tecnología es el mayor apoyo con el que contamos para que teletrabajar sea posible. En este sentido, es muy importante la seguridad, y por ello le dedicamos a continuación un pequeño apartado.

 

Ciberseguridad, una prioridad

Seguramente habéis leído las noticias de los últimos días donde alertan sobre la mayor colección de ciberataques en años, producidos con el coronavirus como “gancho” de los delincuentes informáticos. Por ello, os dejamos estos consejos básicos para trabajar en remoto con seguridad.

  • Huye del phishing: extrema la precaución ante los correos electrónicos que recibes, tanto en el correo personal como profesional. La proliferación de malware está a la orden del día con el COVID-19 como cebo.
  • Mantén los equipos y aplicaciones actualizadas: así evitarás que se conviertan en la puerta de entrada para los ciberdelincuentes.
  • Sistema antivirus: asegúrate de que está completamente actualizado.
  • Wifi segura: utiliza una conexión segura y cambia las contraseñas de wifi y router para afianzar la seguridad.
  • Contraseñas robustas: tus dispositivos forman parte de la red de tu empresa, así que cuida la seguridad estableciendo contraseñas robustas, no las compartas con nadie y activa el bloque automático de los dispositivos.
  • Cifrados de los dispositivos: asegúrate de que están activados para proteger la información en caso de robo o extravío. La gran mayoría de los sistemas operativos incluyen esta función.
  • Cifrado de las comunicaciones: es recomendable establecer VPN con autenticación de doble factor (contraseña y acceso temporal) para las conexiones entre nuestros dispositivos y los servidores de la empresa.
  • Copias de seguridad: no olvides tener un plan B en forma de copias de seguridad de la información que tienes en tu disco duro.