Eventos

Innovación y cultura corporativa: dos claves para transformar las compañías

Directivos de compañías de referencia se reúnen en un Think Tank celebrado en Barcelona para analizar las principales claves para transformar las compañías.

La tecnología cada vez más accesible y flexible facilita a las compañías su adaptación a los constantes cambios de la realidad digital, a ser más competitivas y cumplir las expectativas del consumidor. En este sentido, la evolución de la cultura corporativa, la apuesta por la innovación para agilizar procesos o la búsqueda de la rentabilidad son algunos de los desafíos a los que se enfrentan las organizaciones para poner en marcha proyectos y estrategias que impulsen su crecimiento.

Estos han sido algunos de los puntos debatidos en el Think Tank impulsado por Sage “Innovación y Tecnología: dos claves determinantes para impulsar las compañías” y organizado por Dir&Ge.

 

Innovación, más allá de la incorporación de tecnología

La innovación es una estrategia necesaria para garantizar la competitividad de las compañías en un contexto empresarial caracterizado por la complejidad y la volatilidad.

A pesar de los grandes esfuerzos de las organizaciones por innovar, los directivos asistentes al debate coinciden en que el contexto empresarial está aún en proceso de adaptación a los cambios que exige el mercado.

La resistencia al cambio, según Ester Galindo, Digital Transformation Manager en Lyreco, es la principal barrera a la hora de innovar dentro de las organizaciones, por ello es necesario “apostar por una comunicación más fluida, romper jerarquías e involucrar a toda la compañía en el proceso de innovación. Debe ser un objetivo compartido que busque aportar valor y transmitido de forma que todas las áreas conozcan los beneficios que aporta”.

Según Sergi Aguilar, Chief Operating Officer en ID Group, el mayor obstáculo son los hábitos adquiridos, “es imprescindible una buena coordinación en el seno de las empresas para involucrar a cada uno de sus integrantes. La innovación ofrece muchas posibilidades, algunas desconocidas por muchos decisores, que favorecen los procesos y el día a día de los equipos, no hay que tener miedo a explorar y considerar la innovación como una gran aliada”.

Ángel Rojas, Director de Telecomunicaciones y IT en RCD Espanyol de Barcelona, destaca que “siempre tenemos el presupuesto como objetivo, pero al final son las personas las que hacen posible conseguir o no ese objetivo y, por tanto, es imprescindible que sean la pieza principal de cualquier proyecto”.

 

Innovar también consiste en transformar la cultura corporativa, los procesos y las metodologías

Construir culturas empresariales que apuesten por la innovación como estrategia y lograr un liderazgo digital sólido se ha convertido en uno de los principales desafíos de los directivos, sobre todo cuando pueden convivir diversas culturas dentro una misma organización.

A esta situación se refiere Rubén Carmona, IT Director en MB92 Barcelona, quién pone de manifiesto la dificultad de llevar a cabo procesos de innovación en organizaciones con sedes en diferentes países, puesto que, “a las diferencias culturales, se unen las maneras de trabajar propias de cada país”. Sobre este punto, Carles Ransanz, Vicepresident, NCA & Enterprise Market Sage Spain, destacó cómo la propia compañía, durante su proceso de internacionalización, optó por crear una cultura corporativa global, de manera que contribuyera a incorporar todas las subculturas en una única bajo la cual todos pudieran sentirse integrados”.

 

El punto de partida de los procesos de innovación

Además de ser una clara ventaja competitiva, la innovación es una estrategia indispensable para asegurar el incremento del negocio en el contexto económico y tecnológico digital actual. En este sentido, innovar debe ser parte integral de la hoja de ruta del crecimiento empresarial. Pero, ¿por dónde empezar?

 

Las personas, claves en el proceso de innovación

Compartir los objetivos empresariales y de innovación con toda la organización es un buen punto de partida, según Jaume Puigbò, director en APLI Paper. Sobre este punto, Sergi Aguilar añade que “es imprescindible que toda la organización pueda aportar valor a los procesos de innovación y los comparta; es importante escuchar a todos los niveles porque todos pueden enriquecer el proceso”. Marta Palicio, PhD Chief Innovation Officer en Biokit, complementa esta afirmación indicando que “es clave que puedan entender los beneficios que supone, concretamente para cada persona y departamento, la implementación de estos nuevos procesos o herramientas. En definitiva, cómo va a mejorar y facilitar su trabajo”.

 

La tecnología como motor de la transformación de las empresas

Encontrar las herramientas tecnológicas que mejor se ajusten a los procesos y objetivos de la organización es uno de los grandes retos de las empresas y el siguiente desafío, pasar del dato a la información para generar valor añadido.

Si bien, como apunta Ángel Rojas, hoy en día “existe tecnología para casi todo”, destacando la minuciosidad con la que se analizan los datos en el sector deportivo. También es cierto que “la dificultad radica en encontrar herramientas que sean útiles, prácticas y que permitan extraer información de valor para las organizaciones”.

Según apunta Sergi Aguilar “es necesario encontrar soluciones eficaces a problemas concretos de nuestra organización. A veces las pequeñas innovaciones facilitan de forma muy relevante el trabajo de nuestros empleados”.

 

Innovar para estar cerca del cliente

Entender las necesidades del consumidor y ser capaz de dar solución de una manera diferenciadora a sus demandas y expectativas son algunos de los principales motivos por los que una compañía debe apostar por la innovación. Es necesario implementar una cultura de innovación que nos permita adoptar una actitud de constante aprendizaje, superando las estructuras tradicionales, para mejorar y asegurar la sostenibilidad y el crecimiento del negocio a largo plazo.

 

Carles Ransanz, Vicepresident, NCA & Enterprise Market Sage Spain, resalta que la prioridad de las empresas debe ser poner al cliente en el centro de todo el proceso de innovación y transformación, pero debemos cuidar igualmente a los clientes internos ya que “todos los departamentos y equipos de la organización son indispensables; es esencial que la innovación reúna e involucre a todas las áreas, por el valor que forma colaborativa pueden aportar al conjunto de la compañía”.