Management

Elabora tu DAFO profesional o personal

Te ayudará a identificar tus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. A partir de ahí, podrás mejorar no solo tu trayectoria profesional, sino también la personal.

El DAFO es una herramienta de análisis empresarial muy útil que se utiliza desde hace unos años con éxito para la mejora profesional y personal. Es sencilla de aplicar y nos permite evaluar nuestro punto de partida para, a partir de ese escenario, marcar unas pautas y directrices para potenciar nuestros puntos fuertes y mejorar los débiles, a fin de conseguir las metas que nos propongamos.

 

¿Cómo lo hacemos?

Lo más importante es ser totalmente sinceros y autocríticos al evaluar los cuatro factores de nuestro DAFO, de lo contrario el ejercicio no nos ayudará a alcanzar los objetivos deseados. Se trata de analizar cuatro factores, dos internos y dos externos, que se corresponden con los cuatro cuadrantes de nuestro DAFO:

  • Debilidades
  • Amenazas
  • Fortalezas
  • Oportunidades

Por una parte, las fortalezas y debilidades nos permiten evaluar el plano interior, es decir, todo aquello que depende únicamente de nosotros. Por su parte, las oportunidades y amenazas son un análisis de nuestro entorno.

 

Factores internos: fortalezas

Al evaluar nuestras fortalezas debemos preguntarnos por aquellos atributos o cualidades que tenemos y que nos distinguen o nos otorgan una ventaja respecto a los demás. Por ejemplo: ¿en qué soy bueno o destaco? ¿Cuáles son mis puntos fuertes? ¿Qué cosas me apasionan, ya sea en mi trabajo o a escala personal? ¿En qué ambiente me desenvuelvo mejor o me siento más cómodo? Pueden considerarse fortalezas nuestros conocimientos y estudios, una actitud positiva, la motivación, si se nos dan bien las nuevas tecnologías, si tenemos don de gente o empatía, por citar solo algunos.

Haz una lista de tus fortalezas; cuando pases a la acción deberías explotarlas al máximo para sacar el mayor provecho a las oportunidades.

 

Factores internos: debilidades

La evaluación de nuestras debilidades supone dar la vuelta a la moneda y preguntarnos qué se nos da mal, qué características nos alejan de nuestros objetivos o qué elementos o habilidades suponen un obstáculo. Hay que ser autocrítico, y a veces puede ayudarnos preguntar a los que nos rodean. Por ejemplo, serían debilidades la falta de conocimientos sobre un sector, un nivel bajo de inglés, no saber manejar situaciones de crisis, no tener carnet de conducir, etc.

Haz la lista de tus debilidades; cuando pases a la acción crearás un plan de mejora que te permita ir corrigiéndolas, aprovechando las oportunidades.

 

Factores externos: oportunidades

Esta lista de oportunidades se compone de los elementos externos positivos del entorno que me impulsan o me ayudan a conseguir mis metas. Por ejemplo, ¿con qué medios contamos para cumplir nuestras metas? ¿Qué puertas se nos pueden abrir? ¿Qué podemos aportar nosotros en determinado ámbito?

Pueden considerarse oportunidades, por ejemplo, que el ámbito donde me desarrollo profesionalmente esté en auge, que se busquen muchos perfiles como el mío, que se produzca un cambio generacional, posibilidad de emprender con poca inversión, la posibilidad de teletrabajar, etc.

 

Factores externos: amenazas

La lista de amenazas son los factores externos negativos, que no dependen de nosotros y que afectan también a los demás, por ejemplo, una inestabilidad en el sector o en la empresa, una gran competencia, una saturación de la demanda de profesionales en nuestro ámbito, una situación personal complicada, etc.

Cuando pases a la acción deberás enfrentar estas amenazas, aprovechando las oportunidades.

 

Beneficios de tu DAFO

Ya has hecho tu análisis DAFO profesional (o personal). Ahora tienes una perspectiva global de tus puntos fuertes, débiles, factores del entorno que te favorecen y los que no lo hacen o te frenan. Ahora es el momento de utilizar toda esta información y hacer un plan de acción que te permita conseguir las metas laborales o personales que te propongas, es decir, cómo corregir tus debilidades, hacer frente a las amenazas, potenciar tus fortalezas y aprovechar y explorar las oportunidades.