Out of office

Cafés con tradición e historia

El invierno nos invita a refugiarnos en esas cafeterías que nos hacen viajar en el tiempo, y que son sinónimo de cultura, arte y tertulia.

Guardan en su memoria trocitos importantes de nuestro legado histórico. Han sido escenario de tertulias entre los más importantes intelectuales de la época, políticos, músicos y artistas. Cuando llega el frío, nos apetece sumergirnos en estas cafeterías y sentir cómo retrocedemos en el tiempo.

 

Café Gijón, Madrid

Esta es solo una pequeña lista de los cafés con historia de España, pero si hay uno que no puede faltar en ninguna es el Café Gijón. Fundado en 1888 por un nostálgico gijonés, se convirtió en el lugar de las tertulias por excelencia y un referente de la vida cultural española del último siglo. Casi podemos oír entre sus paredes los ecos de sus más ilustres clientes, desde Ramón y Cajal a Pío Baroja, Pérez Galdós o Valle-Inclán.

 

Cafè L’Òpera, Barcelona

Situado en la Rambla, el paseo más popular de la ciudad, en sus orígenes, a finales del siglo XVIII, era el punto de salida de los carruajes hacia pueblos y otras ciudades. Supo adaptarse a los tiempos y se convirtió en chocolatería de estilo vienés a mediados del siglo XIX y, años más tarde, en un local elegante de la aristocracia y alta burguesía barcelonesa. Finalmente, en 1928 se reforma con estilo modernista con matices neoclásicos. Una curiosidad: tres libros de firmas y cientos de anécdotas son testigos fieles de los cientos de políticos y artistas que han pasado por el Cafè L’Òpera, desde el rey Alfonso XIII a anarquistas y bohemios.

 

Café Novelty, Salamanca

Fundado en 1905, este es el más antiguo de la ciudad. En un enclave excepcional, la Plaza Mayor, ha sido un referente obligado de encuentro y tertulia literaria. En él se han escrito infinidad de artículos y novelas, y ha contado con los asiduos más ilustres, como Gonzalo Torrente Ballester (que cuenta con una estatua de bronce en su rincón favorito del salón), Miguel de Unamuno, Vargas Llosa, Paco Umbral, Juan Marsé y Cabrera Infante, entre muchos otros. Más de cien años después, el Novelty sigue tan vivo como siempre y destaca por su ya famosa fábrica de helados artesanos.

 

Café Royalty, Cádiz

Su nacimiento ya huele a historia. Abre sus puertas en 1912, festejando el centenario de las Cortes de Cádiz de un siglo antes. Su ambiente único, su suntuosa decoración y sus productos exquisitos lo convierten en el espacio elegido por literatos, políticos, músicos y artistas como el gran compositor gaditano Manuel de Falla. En víspera de la Guerra Civil cierra sus puertas y queda en el olvido durante siete décadas, hasta que en 2008, la familia Serna Martín decide acometer un largo proceso de restauración, empleando las mismas técnicas y materiales, y cuidando hasta el último detalle de la decoración original.

 

Café Derby, Santiago de Compostela

Uno de los exponentes del café tertulia de Galicia. Abrió sus puertas en 1929 y acogió a personajes tan relevantes como Valle-Inclán, Rafael Dieste o Carlos Casares. Entrar en el Derby es dar un paso atrás en el tiempo: la barra de mármol macizo, las lámparas con cristales, la mesas de madera, los camareros con chaleco negro y las vidrieras de bellos colores por el que podemos ver el bullicio de la ciudad moderna. Sin duda, un lugar donde refugiarnos, tomar un rico café y pensar que allí el tiempo no pasa.