Out of office

Zerowaste: 7 pasos para reducir tu basura

Es un estilo de vida que busca reducir al máximo los residuos que generamos en nuestro hogar. ¿Te atreves a intentarlo?

Para entender la filosofía zerowaste o basura cero, primero conviene tener clara la diferencia entre residuo y basura. El primero puede aprovecharse, mientras que la basura se desecha y ya no sacamos provecho de ella.

Este estilo de vida se apoya en la economía circular, que trata de reducir al máximo la producción de residuos, no solo reciclando, reutilizando y revalorizando la mayor cantidad posible de materiales, sino también promoviendo desde el inicio la fabricación y el uso de productos diseñados para ser reutilizados a largo plazo.

Lo que se busca es llegar a generar cero basura, cambiando los pequeños hábitos de una mala gestión. Los materiales orgánicos pueden convertirse en abono, la ropa reutilizarse, el vidrio reciclarse…

 

Empieza por estos 7 pasos

1. Compra a granel: te sorprenderá ver que reduces de manera muy importante tu basura adquiriendo legumbres, cereales, fruta, té, café, etc., a granel y utilizando envases reutilizables para hacerlo. ¿Sabes por qué? Porque la mayor parte del plástico que generas se debe a los envases de plástico.

2. No desperdicies la comida: ¿nunca te ha dado pena la cantidad de comida que tiras en casa? Aprovecha la que está en buen estado para hacer un nuevo plato y planifica bien tus compras para evitar que los productos caduquen en el frigorífico o los estantes.

3. Di “no” al plástico: piensa un momento lo absurdo que resulta que artículos con un uso tan efímero como las bolsas desechables, las pajitas, las botellas de plástico o los vasos de bebidas para llevar se fabriquen con el material más contaminante. En su lugar, puedes emplear bolsas de tela, botellas de cristal e incluso tu propio termo cuando pides café para llevar.

4. 100 % libre de papel: intenta generar el mínimo residuo de papel posible. ¿Cómo? Por ejemplo, gestionando tu correspondencia por correo electrónico y cancelando la correspondencia por correo o utilizando servilletas y pañuelos de tela.

5. Compra y venta de segunda mano: dale una segunda vida a las cosas que ya no utilizas vendiéndolas a través de alguna app, así como comprando y sumándote a la moda sostenible.

6. Recicla, recicla, recicla: a estas alturas parece muy obvio decirlo, pero aún hay personas que no reciclan todo aquello que no reutilizan. Todos los residuos que no puedas evitar llévalos al contenedor de reciclaje que corresponda y utiliza los puntos limpios de tu ciudad.

7. Contagia a los demás: la filosofía zerowaste es adictiva. Cuéntales a los que te rodean que has empezado a integrarla en tu vida y lo que significa. Puede que consigas, poco a poco, inspirar a otros y que se sumen a esta corriente. No lo olvides: nuestro planeta no tiene plan B.