Out of office

‘Lagom’, la receta sueca para alcanzar el equilibrio personal

La nueva filosofía de moda plantea una forma de vida que podemos aplicar a cualquier faceta de nuestro día a día. Pretende que seamos capaces de alcanzar el equilibrio y la armonía. ¡Te la contamos!

‘La medida justa’, ‘no demasiado, ni demasiado poco’, ‘tanto o tan bueno como debería ser’… o podría ser el ‘justo medio’ que decía Aristóteles. No existe traducción literal para el nuevo secreto de la felicidad sueca: lagom (pronunciado laghum). Esta filosofía de vida nórdica nos enseña a evitar el exceso y la limitación extremos, y de esta forma comprender mejor lo que nos hace felices.

En definitiva, lagom es una forma de expresarse, de actuar, de decidir… para conseguir llevar una vida más armoniosa, sencilla, sostenible y satisfactoria. Se puede aplicar a todas las facetas de nuestra vida: comer de forma moderada, decorar con armonía, practicar mindfulness para el bienestar, ser medioambientalmente sostenibles, aplicar la lógica en los negocios, etc.

¿Quieres sumarte al lagom? Te damos algunos consejos que puedes seguir.

 

Compra solo lo que necesitas

Se trata de vencer el impulso consumista y adquirir solo aquello que realmente necesitamos, sin acumular cosas sin sentido y arreglando lo que se estropea. En este último punto Suecia ha impulsado las reparaciones con una bajada del IVA aplicado a estas del 25 % al 12 % y, en el caso de los electrodomésticos, se pueden desgravar de la declaración del IRPF. La reparación también está muy relacionada con la sostenibilidad.

 

Reciclaje y sostenibilidad

La sostenibilidad, el reciclaje y el DIY (do it yourself) son clave en el lagom. Se trata de valorar la belleza natural de los materiales, apostar por las cosas hechas a mano y reflexionar sobre el impacto medioambiental que tienen nuestras decisiones. Por ejemplo, utilizar materiales reciclados o de explotaciones controladas en el caso de la madera, tener un huerto ecológico, controlar el uso de la energía en el hogar, etc.

Decora lo justo

Para crear ese equilibrio interior, es necesario pensar en la funcionalidad de los espacios, tener en cuenta cómo fluye la estancia y el uso que se le da; utilizar una paleta cromática donde manden solo unos colores clave y neutros, donde el blanco sea el rey; decorar con lo justo, evitando el exceso de complementos pero sin renunciar a ellos; incorporar piezas antiguas, y si son recuerdos familiares reciclados, mucho mejor…

 

Come con mesura

Los escandinavos que practican el lagom comen de todo, pero con mesura, sin seguir rigurosas dietas restrictivas. Otro secreto son sus abundantes tentempiés, que les lleva a comer algo cada dos horas. Otro buen ejemplo son los “dulces sábados” que muchas familias practican en Suecia y los niños tienen asumido: restringir el azúcar a un único día de la semana.

Además, practican el Fredagsmys (comodidad de los viernes): una vez concluidos los compromisos laborales semanales, consiste en pasar la tarde del viernes con los tuyos haciendo realmente lo que te apetezca, aunque ello implique un respiro nutricional y “siempre y cuando no implique demasiado esfuerzo”.