Management

Gamificación, ventajas para la empresa

Jugar siempre ha sido un recurso natural para aprender. Pero jugar no es solo cosa de niños. La gamificación se ha ganado un hueco dentro de las empresas como una poderosa herramienta de marketing. Te contamos qué es y cuáles son sus beneficios.

¿Qué es la gamificación? Se trata de aprovechar el uso de técnicas y dinámicas propias del juego en otras áreas. En el caso de las empresas, los juegos se han convertido en una estrategia de marketing para motivar la participación, crear relaciones sólidas con los clientes y fidelizarlos.

Así, la gamificación llegó hace años de la mano de las nuevas generaciones que vienen con la consola bajo el brazo y se está aplicando tanto al cliente interno como externo. En el primer caso, ha destacado como una buena herramienta para aumentar los seguidores en las redes sociales, aumentar las ventas o fortalecer nuestra marca, entre otras razones. En el caso del cliente interno, se usa para mejorar el clima laboral, motivar a los empleados, incentivar la innovación, etc.

Algunos ejemplos

Quizás el ejemplo con más repercusión en el mundo es Starbucks Rewards, un programa de fidelización gamificado para incentivar el uso de su app que te da puntos por realizar determinadas acciones que puedes canjear por servicios. Por su parte, Nike+ sirvió como refuerzo de marca e incremento de ventas de la multinacional a través de un juego para competir corriendo, obtener puntos superando objetivos y compartiendo una vida sana.

La gamificación también es utilizada por sectores que, en principio, podría pensarse que no encajan bien en el concepto de “juego”. Por ejemplo, BBVA Game, lanzado en 2013, es un juego por el que el conocido banco logró multiplicar sus clientes haciendo más divertido, atractivo e incentivado el uso de su banca online. Otro ejemplo es el laboratorio farmacéutico MSD, que solventó con creces el problema de abandono de sus planes de formación interna haciéndolos más atractivos por medio de la gamificación.

Algunas ventajas

  • Crear un diálogo y confianza: el juego es una buena excusa para generar, de manera divertida, una verdadera relación bilateral con nuestros clientes. Ser capaces de crear este diálogo con los usuarios de nuestra marca nos permite conocer qué esperan de nosotros y cuáles son sus necesidades.
  • Termómetro para lanzamientos: ese diálogo generado nos puede servir también para evitar lanzamientos de servicios o productos que no serían bien acogidos o, por el contrario, innovar en aquellos que estimamos que lo serán. Y todo con el ahorro y aprovechamiento de costes que supone.
  • Fidelizar al cliente: el juego es una buena técnica para intentar crear un verdadero vínculo con nuestros usuarios a través de la interacción continua, involucrándolos en la empresa y haciendo que se sientan parte de la marca.
  • Mejorar nuestro SEO: a través del juego online podemos incentivar y mejorar las interacciones del cliente con nuestro sitio web o redes sociales y, de esta manera, aumentar el tráfico y nuestro posicionamiento en el buscador de Google.