Out of office

Restaurantes que tocan el cielo

Son algunos de los restaurantes más altos del mundo. En ellos, el placer del paladar se une a las magníficas vistas, lo que los convierte en una experiencia culinaria inolvidable.

Le Jules Verne, París

Una experiencia única en el corazón de la Torre Eiffel, a 125 metros de altura. Posiblemente, el restaurante más impresionante de París, donde disfrutar de la mejor cocina francesa contemporánea. El mundialmente conocido chef Alain Ducasse es el principal responsable de su sofisticada carta. La atmósfera acompaña con un espacio contemporáneo y elegante creado por el diseñador de interiores Patrick Jouin, lleno de la luz natural en el almuerzo y sensual por la noche. Por algo es uno de los restaurantes más caros y exclusivos del mundo.

AT.Mosphere, Dubái 

¿Te imaginas comer en el piso 122 del edificio más alto del mundo contemplando las futuristas vistas panorámicas de Dubái y del Golfo de Arabia? Este innovador restaurante te lo permite, con un concepto gastronómico único. Puedes cenar el menú de alta cocina del chef Jitin Joshi a base de foie, ostras y solomillo; un menú europeo basado en cocina clásica francesa y elaborado con los mejores ingredientes; o simplemente relajarte saboreando un té con scones y quiches.

Din Xian 101, Taiwán

Ocupa la planta 85, la más alta, de una torre de oficinas en pleno corazón de la ciudad. Más de 50 años de historia en la cocina taiwanesa de mariscos avalan al equipo que ha invertido 250 millones en la construcción de este restaurante que durante una tiempo fue el más alto del mundo. Lujo, estilo y comodidad son sus cartas de presentación, aunque a algunos les parezca extravagante y barroco.

360 CN Tower Restaurant, Toronto

Su cocina, su vino y su ambiente le han valido numerosos reconocimientos. Pero lo más curioso de este restaurante canadiense es que es giratorio. De esta forma, su suelo a más de 350 metros de altura se mueve lentamente y cada 72 minutos habrás contemplado una visión de 360 grados de la ciudad de Toronto. Los fogones están al mando del chef ejecutivo John Morris, que ofrece cocina de mercado con ingredientes regionales y productos frescos de calidad.

Restaurante 3842, Charmonix

Es una experiencia totalmente diferente a las anteriores. Su nombre hace honor a la altura en la que se encuentra (3.842 metros), en la cima de la Aiguille du Midi en los Alpes franceses. Aquí se combina la pasión por la montaña con la gastronomía. La cocina tradicional es de calidad, pero lo que verdaderamente lo hace único es la vista completa del Mont Blanc. Se accede con telesférico.

Espacio 33, Madrid

Se puede disfrutar de una gastronomía de altura también en la capital de España. Ubicado en la planta 33 de Torre Espacio, es el restaurante más alto del país. Una combinación de las mejores vistas de la ciudad y de la sierra, con una oferta gastronómica tradicional de mercado, buena materia prima y buena relación calidad-precio. Tempura de verduras con emulsión de salsa tártara, ensaladilla rusa con langostinos de Sanlúcar, tartar de atún rojo con vinagreta de trufa blanca, steak tartar o jarrete de ternera —la estrella de la casa— son solo algunos de los platos que puedes disfrutar. 

 

Dinner in the sky, donde tú quieras 

¿Por qué no diseñar una comida de altura? La empresa belga Dinner in the sky es un concepto innovador en restauración. La mesa, para 22 comensales y servida por tres camareros, está donde tú quieras, a 50 metros de altura y elevada por una grúa. Los asientos se giran 180º para que los comensales no se pierdan nada de las vistas.