Out of office

Los mejores rincones donde patinar sobre lagos helados

¿Cuántas veces hemos envidiado en el cine la escena donde los actores patinaban en lagos helados? Puede que no sea una estampa tan inalcanzable, ya que algunas de las mejores pistas naturales están en Europa. ¿Te atreves?

Presa de Lipno, en la República Checa

Para disfrutar de la pista de patinaje más larga del mundo, 38 km entre Lipno nad Vltavou y Frymburk y alrededor de Horní Plana, solo hace falta ponerse los patines y lanzarse al hielo. Te encontrarás rodeado de la naturaleza mágica de Šumava y podrás detenerte a tomar algo en los bares de hielo que se instalan cuando llegan las bajas temperaturas y únicamente están abiertos de diciembre a marzo.

Paterwoldsmeeren, en Holanda

El lago helado más famoso y espectacular es el de Paterwoldsmeeren, pero en la provincia de Groningen existen muchos otros. Este lago, que se extiende a lo largo de 200 hectáreas, es precioso todo el año, pero de diciembre a febrero se convierte en una de las mejores pistas de patinaje del país. Un entorno simplemente espectacular.

Zermatt, en Suiza

En esta pequeña ciudad de los Alpes, donde no existen coches y es necesario llegar en tren, se inician todas las expediciones al Matterhorn suizo —o Cervino para los italianos—. Los múltiples lagos que pueblan la zona se convierten en invierno en pistas de hielo naturales de ensueño, y abundan los mercadillos y luces navideñas en los pueblos.

 

Lago Weissensee, en Austria

Al sur de Austria, en la frontera con Italia y Eslovenia, nos encontramos con esta preciosa estampa. El Weissensee es un lago poco masificado y tranquilo que se congela en invierno y nos permite patinar sobre él. También resulta muy especial ver los carruajes tirados por caballos y el paisaje blanco nevado.

Lagos helados en Suecia

Durante el largo y frío invierno de este país nórdico, las pistas de hielo naturales abundan y simplemente son impresionantes. Como ejemplo, los lagos Norviken, Mälaren, Blanktjärn e, incluso, los de Estocolmo pueden llegar a helarse completamente, y permiten así disfrutar de la ciudad también en patines.

Rideau Canal Skateway, en Canadá

¿Te imaginas un canal que atraviesa la ciudad y que en invierno se convierte en una pista de hielo enmarcada entre edificios, puestos de chocolate caliente o alguna delicia típica para reponer fuerzas? Es el Rideau Canal Skateway, la pista urbana más grande del mundo. Está en Ottawa y es un canal de 7,8 km. Para disfrutarlo tienes que cambiar de continente, pero vale la pena.