Management

6 pautas para mejorar la empatía

Ponerse en el lugar del otro y comprender su punto de vista no siempre es fácil. A veces nuestra comunicación no es tan empática como debería. Estas son algunas barreras que deberíamos evitar y consejos para mejorarla.

  1. Escuchar, escuchar, escuchar…

La auténtica escucha va más allá de las palabras, se trata de crear un puente de conexión emocional con el otro. Escuchamos con los oídos, pero también con la mirada, la respiración, la postura… el cuerpo en general. Conecta tu mirada con la otra persona; practica esta escucha activa y te ayudará a empatizar con el otro, que se sentirá escuchado.

  1. El foco, en la otra persona

En ocasiones estamos muy pendientes de nosotros mismos, en cómo nos perciben los demás, en lo que decimos, en qué pensarán… es decir, ponemos el foco en nosotros en lugar de en el otro. Este diálogo interno impide una comunicación efectiva con los demás. Pon la atención en tu interlocutor y en sus palabras, sus gestos, el tono de voz, el lenguaje no verbal, etc.

  1. Fuera los prejuicios

Intentar interpretar o “filtrar” las vivencias de los demás con nuestras propias creencias, patrones o normas personales nos impide, muchas veces, ponernos en el lugar del otro. Libera tu mente de preocupaciones o juicios previos y verás cómo mejora tu empatía.

  1. Diálogos, sin prisa

En ocasiones, interrumpimos o terminamos las frases de los demás, asentimos con monosílabos o con la cabeza, sin prestar demasiada atención. Las prisas no son buenas compañeras de la empatía. No olvides que el silencio es un recurso poderoso: da espacio a la persona que habla para reconstruir su historia y al que escucha para interpretar y comprender el mensaje.

  1. ¿Consejos? Pedidos y con fundamento

Lo mismo ocurre con los consejos que damos de forma apresurada, sin que nos lo hayan pedido, sin demasiada información y sin pararnos a pensar qué espera realmente el otro de nosotros, siempre desde nuestra perspectiva. Los demás no pretenden que les solucionemos la vida, simplemente que les escuchemos. Intenta captar el marco de referencia del otro, comprenderlo… 

  1. No trivializar

Muchas veces tendemos a escapar de los temas más comprometidos trivializando el mensaje o normalizándolo. Hablar con naturalidad y libertad, sin rodeos y fomentando el debate sin dogmatismos, nos hará personas más empáticas.