Out of office

Escapada a Donostia

Si aún no conoces San Sebastián o estás pensando en volver, déjate tentar por el gran año de la Capital Europea de la Cultura 2016. Más de 400 propuestas culturales donde participan más de 500 artistas europeos, unido a sus festivales internacionales y, por supuesto, a su gastronomía de fama mundial. ¿Te lo vas a perder?

Hay muchas San Sebastián en una. La de siempre, con la Concha y su mirada al mar. La más actual, que se reinventa con el reto de ser Capital Europea de la Cultura, con sus museos, teatros, cines, conciertos, literatura, danza… La de cada año, con sus festivales internacionales de prestigio, como el Festival de Cine de San Sebastián, Heineken Jazzaldia o la Quinquena Musical. Y la de la fiesta para el paladar, con su gastronomía única para disfrutar en compañía y con los cinco sentidos. Te mostramos los lugares que no puedes dejar de visitar.

 

La Bahía de la Concha

El primer paseo, ineludible para el viajero, es la Bahía de la Concha, símbolo de la ciudad y unas de las mejores playas urbanas de Europa. Desde el Ayuntamiento hasta el Pico del Loro, los visitantes se mezclarán con los donostiarras y los elementos arquitectónicos que hacen única a esta ciudad. Otro atractivo del que pocas ciudades pueden presumir: la Isla de Santa Clara, en plena bahía, con su pequeña playa, su paseo hasta el singular edificio del faro y sus senderos con merenderos.

 

Peine del Viento y Monte Igeldo

En el extremo oeste de la Bahía de la Concha, el conjunto escultórico de Eduardo Chillida pone el broche de oro al paseo. Un lugar de encuentro y relax donde la bravura del mar y las estructuras de hierro conforman la belleza en estado puro. Imperdible volver para ver la puesta de sol al atardecer.

Por la mañana, sube el funicular al Monte Igeldo, donde los más pequeños pueden disfrutar del parque de atracciones y la familia entera de las vistas impresionantes del mar y de la ciudad. Para completar el paseo, podemos visitar el Aquiarium y, en verano, coger en el muelle una de las tradicionales motoras que nos llevan a la Isla de Santa Clara.

 

Parte vieja y romántica

Un par de horas a pie bastan para conocer el casco histórico de la ciudad, sus secretos mejor guardados y sus anécdotas; es recomendable hacerlo acompañado por un guía profesional en las visitas guiadas ofrecidas por San Sebastián Turismo (a un precio asequible). Vale la pena el esfuerzo de subir al Monte Urgull, desde donde veremos la ciudad amurallada que nos habla de la historia de los donostiarras.

En la denominada “zona romántica” se mezclan, para los amantes de las compras, las grandes firmas con edificios estilo “Belle Epoque”, zonas peatonales y arboladas. Imprescindibles: la Catedral del Buen Pastor, la Plaza Guipúzcoa, el Ayuntamiento y los jardines de Alberdi Eder.

 

De pintxos y estrellas

Por supuesto, ir a Donostia es disfrutar de la gastronomía. Ineludible, ir de pintxos por la Parte Vieja, con sus bares que nos invitan a alargar la noche. Su ya tradicional calle 31 de Agosto, pegada al Monte Urgull, es una buena muestra de ello. Un botón: la taberna “La Cepa” o “La Viña” y su ya famosa tarta de queso, o la hamburguesa de Kobe de “A fuego lento”, el clásico “Gandarias”…

Claro que también los cocineros con estrellas merecen por sí solos la visita a San Sebastián. A unos pocos kilómetros de la Concha tenemos a Arzak, al Mirador de Ulía o a Xarma. Y en las afueras de la ciudad encontramos a Akelarre, Martín Berasategui o Mugaritz.

Estas y muchas otras propuestas culturales, deportivas, arquitectónicas, familiares o románticas, te brinda San Sebastián. Una ciudad donde siempre querrás volver.

En la página web municipal www.sansebastianturismo.com encontrarás información detallada, la programación cultural y muchas recomendaciones.