Management

Mindfulness en la oficina: un remedio contra el estrés

No todo el mundo reacciona de la misma manera al estrés laboral ni lo maneja igual. Los efectos beneficiosos del mindfulness son bien conocidos en la reducción del estrés. La Universidad de Massachusetts diseñó hace 30 años el Programa de Reducción de Estrés. Esta estrategia, basada en la atención plena, es actualmente muy utilizada por muchas empresas para su personal. Te mostramos unos ejercicios para la integración de mindfulness el trabajo.

El ámbito laboral puede ser uno de los ambientes más conflictivos, complejos y estresantes. Temor, angustia, y en casos más graves, pánico, pueden ser las emociones negativas que te acompañen durante tu jornada laboral. Sin embargo, no todo el mundo responde igual al estrés, y su efecto en cada uno de nosotros depende de muchos factores (está claro que hay personalidades cuyos rasgos son más proclives al estrés ante situaciones conflictivas). Los expertos aseguran que el nivel de estrés que suframos también obedece a cómo interpretamos las cosas, a nuestra actitud y de cómo mejoramos la incertidumbre.

¿Es tu trabajo una fuente de satisfacción?

De nosotros depende vivir las experiencias laborales como un desafío y no como una amenaza constante. Nuestra mente puede ser fuente de obstáculos y limitaciones que genera estrés cuando creemos no tener alternativas.

El trabajo además de proporcionarnos el sustento necesario, nos aporta un sentido a nuestra vida y nos hace útiles para la sociedad. Pero además en él compartimos nuestras habilidades especiales. Así podemos ver el espacio laboral como un lugar para desarrollar nuestro don especial y lo ponemos al servicio de la sociedad.

¿Qué es el Mindfulness?

Su práctica consiste en ser conscientes, en conectarnos con nuestra conciencia, viviendo el aquí y el ahora para aprender a aceptar nuestro presente. Sin juzgarlo, aceptándolo y sin controlarlo. En definitiva, intentar vivir cada momento como es y no como nos gustaría que fuera.

Esta disciplina, que tiene como pilares la meditación, la actitud de observación de nuestro cuerpo, la postura y la respiración, permite reducir los niveles de estrés y mejorar la capacidad para afrontar situaciones conflictivas.

El Dr. Jon Kabat-Zinn y su equipo de la Clínica de Reducción del Estrés del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts hace más de 30 años que idearon el Programa de Reducción de Estrés, cuya efectividad para manejar el estrés laboral ha sido bien probada.

Beneficios de la práctica de la Atención Plena

Por esta razón, el mindfulness se está volviendo relevante en las empresas y también lo está siendo para los grandes líderes, que lo han incorporado en su día a día como parte de su rutina laboral, debido a sus numerosas ventajas:

  • eleva la capacidad de aceptar nuevas ideas y retos.
  • ayuda a resolver conflictos de forma más creativa.
  • mejora la calidad de vida y el nivel de bienestar, ya que posibilita mantener el equilibrio en ambientes estresantes.
  • incrementa el rendimiento físico e intelectual.
  • ofrece más claridad para tomar decisiones.
  • aumenta el autoconciencia.
  • reduce los síntomas físicos y psíquicos asociados al estrés.

Ejercicios de mindfulness para practicar en el trabajo

Este entrenamiento de la mente te ayuda a vivir plenamente el momento presente. Te descubrimos algunas sugerencias del Dr. Kabat-Zinn para iniciarte en esta saludable práctica.

  • Toma conciencia de todo el proceso de ir al trabajo. Desde que te levantas hasta que llegas a tu puesto laboral. Intenta sonreír un poco cuando vayas de camino a tu oficina. Respira y sé consciente de tu trayecto al trabajo.
  • Observa tus reacciones corporales y emocionales. Sigue tu respiración y conecta con las sensaciones de tu cuerpo mientras estás sentado en tu escritorio, sé consciente de tu postura, relaja las tensiones e intenta estar presente.
  • Cambia tu lugar de comida habitual algunos días de la semana. Intenta ir solo y en silencio. Vive las sensaciones de los sabores, texturas y colores de los alimentos y come de forma lenta.
  • Haz una pausa de tres minutos cada hora para detenerte, observar y parar la actividad.
  • Desconecta al terminar tu jornada laboral. Realiza una transición consciente para marcar el final de tu día en el trabajo.
  • Disfruta de tu camino hacia casa, y cuando llegues ponte cómodo.
  • Al final del día, repasa mentalmente tu jornada, y revisa tu cuerpo y su estado.

Además puedes encontrar meditaciones guiadas en estas webs.

Recuerda que cada persona debe tomar la decisión de reducir su estrés laboral como un reto personal.